LA MENOPAUSIA I: tratamientos y riesgos

PAG.23_SECCIO_SALUD I COMPLEMENTS_MENOPAUSA_1l (1)
 
La menopausia es una etapa de la vida que comienza cuando las mujeres dejan de tener la menstruación y termina pasado un año, con la llamada post-menopausia.
Normalmente, este proceso biológico natural de la mujer tiene lugar entre los 45 y los 55 años y, una vez se ha entrado, la mujer ya no puede quedarse embarazada, lo cual no significa que no pueda estar sana, vital ni disfrutar de su vida sexual.
Exactamente… ¿Qué pasa en la menopausia?
Los ovarios de la mujer dejan de producir óvulos y el organismo produce menos hormonas de estrógeno y progesterona. Al tener los niveles bajos de dichas hormonas, aparecen los famosos síntomas; latidos fuertes o acelerados, sofocos (normalmente más intensos durante el primer y el segundo año), sudores fríos, enrojecimiento de la piel e insomnio.
Tratamientos
Una terapia a base de hormonas es lo común cuando se tienen sofocos intensos, sudoración nocturna o problemas de estados de ánimo, en la cual se suministran estrógenos y, en ocasiones, progesterona. Es decir, se incorpora al organismo las hormonas que la mujer ha dejado de sintetizar de forma natural.
Pero… ¿Es segura esta terapia?
La hormonoterapia cobró protagonismo en los años 90. En aquella época, millones de mujeres tomaron hormonas hechas a base de orina de yegua embarazada (Premarin) con la intención de prevenir las enfermedades y ayudar en las etapas relacionadas con el envejecimiento, entre ellas, la menopausia. En el 2002 se descubrió que ésta terapia, en realidad, aumentaba el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, infartos, embolias pulmonares y cánceres de mama invasivos, por lo que el número de prescripciones de hormonoterapias descendió a la par que el número de casos de cánceres de mama.
También existen las llamadas hormonas bioidénticas de origen vegetal. Estas hormonas «idénticas», como su propio nombre indica, tienen sus riesgos y producen efectos secundarios «idénticos» a las otras hormonas. Efectos que, como ya hemos visto, no son nada positivos. The Medical Letter on Drugs and Therapeutics llegó a la siguiente conclusión: “No hay ninguna evidencia que demuestre que las hormonas bioidénticas son seguras o efectivas, por lo que se desaconseja que los pacientes las tomen.”
Riesgos

  • Cáncer de mama. En esta etapa de la vida es en la que hay una mayor incidencia de cáncer de mama. Sin embargo, cuando la menopausia aparece a una edad más temprana (alrededor de los 45 años) hay menos riesgo de padecerlo.
  • Pérdida de masa ósea. Como hay una disminución de los niveles de estrógenos, la destrucción (reabsorción) de los huesos ocurre a mayor velocidad que la construcción, hecho que hace que aumente el riesgo de padecer osteoporosis.
  • Desequilibrio del colesterol. Existe un aumento del colesterol «malo» (LDL) y del colesterol total y una disminución del colesterol «bueno» (HDL), lo que aumenta las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Problemas vaginales y de vejiga. La disminución de los niveles de estrógenos puede provocar infecciones vaginales o de orina con más facilidad. A su vez, puede haber una pérdida de la elasticidad y de la lubricación vaginal, haciendo la penetración más dolorosa.

Así pues, la menopausia es una etapa de la vida de la mujer que puede ser más llevadera y cuyos síntomas y riesgos se pueden minimizar en mayor o menor medida dependiendo del estilo de vida y de los hábitos alimentarios, los cuales influirán directamente en la buena salud de la mujer.
Jordi Galisteo
BioEco Actual, sección SALUD Y COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS
Septiembre 2015
Sección patrocinada por Solgar

Deja un comentario