Algunos de los mitos más extendidos dentro de la alimentación vegana y vegetariana

Algunos de los mitos más extendidos dentro de la alimentación vegana y vegetariana

A continuación queremos exponer algunos de los mitos más extendidos dentro de la alimentación que, en lugar de beneficiar a la persona, lo único que consiguen es confundirla más y que tenga ideas erróneas sobre su alimentación.

Algunos de los mitos más extendidos que observamos tanto en la alimentación vegana como en la vegetariana y flexivegetariana son:

😳Si eres vegetariano o flexivegetariano no hace falta que tomes vitamina B12, tomando algo de huevos y lácteos es suficiente.
😵 No se necesita tomar B12 hasta que no se lleven varios años siendo vegano.
😰 No es necesario tomar vitamina B12 hasta que te hagas una analítica.
🍌 Con comer verduras y frutas sin lavar obtenemos toda la B12 que necesitamos.
🙄 No hace falta que te preocupes por las proteínas, ¡están en todos los alimentos!
🤯 En una alimentación vegana es imposible obtener todas las proteínas que el cuerpo necesita.
😂 Las proteínas de origen vegetal no tienen todos los aminoácidos esenciales.
🐡 Hay que incluir, aunque sea de manera esporádica, huevos y/o pescado para que no falten nutrientes.
👧🏽 Los bebés y los niños veganos corren el riesgo de estar desnutridos.
🌞 Todos obtenemos la vitamina D a través del sol, no hay que preocuparse de esta vitamina.
🤰🏽Durante el embarazo se tienen que comer productos de origen animal.
🤦🏽‍♀️ Los veganos no pueden obtener todo el hierro necesario.
😅 Es importante incluir superalimentos en la alimentación veggie.
😱Se debe evitar comer todos los alimentos procesados.
🥺 Hay que evitar comer soja y todos sus derivados o comerlos de forma muy puntual.
😣 Comer soja provoca cáncer.
😐Comer soja feminiza los rasgos de los hombres.

¿Conoces algún mito más? ¡Cuéntanos!

Deja una respuesta